¬°Hola! Soy Ariel de Gatica y soy profesor de yoga ūüôā

La primera vez que fui a una clase de yoga fue por una amiga que practicaba y me había insistido mucho. Como muchas personas que prueban, yo fui a esa primera clase para moverme un poco y ver qué era exactamente eso del yoga. Al final mi amiga no pudo ir ese día y acabé yendo sólo y enganchándome a esas primeras clases.


Y ya ves, de eso han pasado 8 a√Īos y ahora me dedico a impartir yo las clases, qui√©n me lo dir√≠a a mi ese d√≠a eh?, que iba sin saber ni qu√© esperarme, y sin haber visto siquiera un v√≠deo sobre yoga antes.


El caso es que el yoga peg√≥ fuerte en mi mente ca√≥tica y demasiado reactiva de s√≥lo 18 a√Īos. Todo esa disconformidad con el mundo se evaporaba durante las clases y el rato posterior a ellas, y esa calma mental era algo nuevo pero demasiado bueno como para dejarlo pasar.

Así que profundicé en la práctica, empecé a practicar todo lo que podía y acabé por formarme como profesor de yoga. Con el tiempo me di cuenta de que las valiosísimas herramientas que aporta el yoga para mejorar en el control físico y mental (y con esto, en la vida) se pueden aplicar con mayor efectividad si se sabe enfocarlas bien.


En esta línea me fui especializando en anatomía y biomecánica aplicadas al yoga, para entender mejor el cuerpo, y profundizando en la meditación, para poner la mente a mi favor.

El yoga ha cambiado mi vida para mejor, así que mi propósito es conseguir que las herramientas que aporta el yoga puedan ayudarte a ti también a lograr esa transformación.


Hoy por hoy, esto es exactamente a lo que me dedico. Ya sea dando clases, talleres, cursos, formaciones o conferencias la verdad es que estoy encantando de poder ayudar a quienes tienen el valor de dejar que el yoga entre en su vida ūüôā