Tu anatomía condiciona tu apertura de caderas

Conseguir plegarse como un libro o hacer un split separando las piernas hasta el infinito está en el imaginario de prácticamente cualquier persona que piense en yoga.

Y en cierta medida, como practicantes lo acabamos asumiendo.

La apertura de caderas parece la gran obsesión de la práctica de posturas de yoga.

No por nada la mayoría de lesiones que te puedes encontrar son en esta zona, fruto del sobre-esfuerzo para intentar llegar más lejos en el estiramiento o de la tentación de posar en posturas muy vistosas sin haber hecho un calentamiento previo.

Ya sabes, ese “tirón” de isquiotibiales, por desgracia, tan típico.

Si bien es verdad que trabajar la movilidad de caderas es fundamental, sobre todo en una sociedad como la nuestra en la que nos pasamos cada vez más horas al día sentados y con unos hábitos posturales deficientes, la obsesión por llegar a rangos de movimiento extremos muchas veces no tiene sentido.

¿Qué tiene que decir tu anatomía en tu práctica de yoga?

Obsesionarte con llegar a posiciones muy extremas, en general, no va a ser una gran idea nunca.

Tener un especial apego por conseguir algo con el cuerpo sólo consigue dos cosas: lesiones o frustración por el camino. Y muchas veces ambas.

Si a esto le sumamos que el factor anatómico en el caso de las caderas va a ser determinante sobre lo que puedes o no hacer, entonces veremos que esta información va a ser especialmente relevante para nuestra práctica y nuestra forma de tomárnosla.

La forma que tengan los huesos de tu cadera va a influir directamente en que puedas separar las piernas del todo o que quizá eso sea algo que nunca vas a conseguir (sin una lesión, al menos).

Coxa Vara, Coxa Valga y biomecánica de la cadera en yoga

No te asustes por el título. Voy a explicarte de forma muy sencilla cómo influye tu anatomía en el movimiento de tu cadera.

Y para esto es necesario conocer los conceptos de Coxa Vara y Coxa Valga.

Básicamente nuestra cadera es la articulación del fémur con el coxal (hueso de la pelvis). También se conoce a esta articulación como articulación coxofermoral. De aquí que las alteraciones biomecánicas de la cadera se llamen “Coxa Vara” y “Coxa Valga”.

Verás, el fémur es un hueso largo que en el extremo que se articula con la cadera forma un “cuello” como puedes ver en la imagen:

Esta forma en el extremo que se articula con la pelvis le permite toda la gama de movimientos que la cadera comprende.

Sin embargo, el ángulo del cuello del fémur respecto al cuerpo del fémur puede variar, y éstas son las alteraciones que hemos mencionado antes. En la imagen se ve súper claro:

Al margen de otras repercusiones que estas alteraciones tendrán (sobre todo en las rodillas) lo que nos interesa de aquí es la Coxa Vara.

Si te fijas, una cadera en Coxa Vara tiene un ángulo más cerrado entre el cuerpo y el cuello del fémur. Y esto literalmente va a limitar el movimiento de tu cadera.

Una Coxa Vara va a limitar tu movimiento de abducción, pero también tu movimiento de rotación externa.

Esta limitación del movimiento en yoga va a significar que va a ser imposible para ti llegar a posturas como por ejemplo Samakonasana (abducción) o posturas más complejas como el loto, Padmasana (rotación externa y abducción):

Esta alteración anatómica genera una alteración biomecánica. Es decir, la forma del fémur condiciona su movimiento y lo limita.

Una Coxa Vara va a darse en la mayoría de casos por un factor genético, y algunas veces puede darse por un mal hábito postural y un mal uso de la articulación prolongado en el tiempo. Aunque a decir verdad esto último no es lo más habitual según los estudios que se pueden leer sobre el tema.

No puedes cambiar tu anatomía (o no deberías intentarlo)

La forma de nuestro cuerpo va a variar según la actividad que hagamos. Que nuestro cuerpo se adapta al movimiento es algo más que demostrado y evidente.

Sin embargo, si es algo que pretendes hacer de manera voluntaria simplemente para llegar a posturas vistosas estéticamente pero poco prácticas en tu día a día es poco probable que lo consigas.

Dejando de lado la cuestión de apego y el hecho de que quizá no es lo más sano obsesionarse con conseguir posturas concretas, lo cierto es que es poco probable que pases el suficiente tiempo condicionando la forma del cuello de tu fémur, así que quizá lo más sensato sería aceptar las condiciones que tengamos y no forzar posturas sólo porque otras personas lleguen allí, sobre todo si sabemos que hay una alteración en nuestras caderas.

¿Quieres saber si tienes Coxa Vara? Siento decirte que la única manera de estar seguros es con una radiografía y alguien (fisioterapeuta) que pueda medirla y darte un diagnóstico fiable. Aunque oye, nunca está de más pasar por la consulta del fisio.

Entonces… ¿Aperturas de cadera sí o no?

Las alteraciones biomecánicas son lo más habitual del mundo, no existe persona que no cuente con unas cuantas de ellas en su cuerpo. Son incluso necesarias: necesitamos modificarnos para adaptarnos al medio y a las actividades que realizamos.

Así que si eres de esas personas a las que le cuestan horrores las posturas de apertura de caderas quizá deberías plantearte que no todo el mundo tiene por qué llegar a movimientos extremos, que cada cuerpo es distinto y que probablemente las personas en las que te fijes con más facilidad de apertura de caderas tendrán mucha dificultad en otro tipo de posturas.

Lo bueno del yoga es que es tan variado y completo que nos da un baño de humildad a todos.

En este artículo te he expuesto una situación en la que el movimiento está limitado, puede que sea tu caso o puede que no, pero lo cierto es que el simple hecho de que este detalle pueda condicionar la movilidad de una persona es un buen punto para reflexionar.

Si todos somos tan únicos anatómica y biomecánicamente, ¿qué nos hace pensar que todos deberíamos poder hacer lo mismo?

No me gustaría acabar este artículo sin aclarar que trabajar la movilidad de tus caderas es algo que siempre aportará cosas positivas a tu cuerpo, pero para conseguir todos estos beneficios no siempre (casi nunca) hace falta llegar a movimientos exagerados.

Sigue trabajando tu apertura de caderas con ganas, constancia y esfuerzo. Pero sabiendo esto al menos ya tienes herramientas para poder hacerlo sin apego y sin frustración.

Si quieres aprender más sobre biomecánica aplicada al yoga te invito a inscribirte en el Training Gratuito que he organizado para que aprendas biomecánica aplicada al Yoga.

Comenzamos el 16 de febrero y estaremos durante 2 semanas aprendiendo a integrar estos conocimientos en tu práctica de forma amena y sencilla: Inscribirme en el Training Gratuito

Bibliografía:

Kapandji, I.A. Fisiologia articular V.2. Miembro inferior. 6ª ed. Editorial médica Panamericana; 2017.

Angle of Inclination of Femur in Man and its Relationship with Coxa Vara and Coxa Valga – Luiz Carlos Buarque de Gusmão; Célio Fernando de Sousa Rodrigues; osefa Sileda Martins & Anselmo José da SilvaVer estudio

Biomecánica de la extremidad inferior. 2. Exploración de la articulación de la cadera – Mª Teresa Angulo Carrere. Ana Álvarez Méndez. – Reduca (Enfermería, Fisioterapia y Podología) Serie Biomecánica del Miembro Inferior. 1 (3): 12-25, 2009Ver estudio

44 comentarios en «Tu anatomía condiciona tu apertura de caderas»

  1. Muy interesante, me gusta mucho todo lo que compartes.Por mi parte me ayuda a no frustrarme y aceptar mis limitaciones, eso sí sin dejar de practicar y de sentir los beneficios del yoga. Muchas gracias Ariel!

    Responder
  2. Que interesante, que la verdad es que soy nueva en yoga, y solo llevo 1mes practicando, y muchas veces el ego por llegar a posturas que jamás podré por contextura, me relaja aún más, el yoga está cambiando mi vida física y espiritualmente
    Saludos

    Responder
  3. Muchas gracias por compartir tus conocimientos. Para mi, información muy valiosa, que no te explican en casi ningún sitio y, comprender, por qué te ocurren ciertas cosas que no entiendes y nadie te da respuestas.

    Responder
  4. Gracias Ariel, sabias enseñanzas.
    Qué importante conocerse y aceptarse,….las capacidades y las limitaciones. Trabajar para el progreso personal consciente sin compararse con otras personas. Lo considero tan básico y no siempre tan fácil de lograr.
    En ello sigo trabajando.
    Con tus aportaciones recibo una gran ayuda 🙏

    Responder
    • Muchas gracias, Ariel , es importante saber que estamos condicionados por nuestra propia anatomía, para realizar las diferentes posturas de yoga, hay variabilidad anatómica , es así que las personas debemos saber que hay posturas que no es posible alcanzar en yoga.
      Me ha encantado tu explicación, me encanta este curso, y aprender de él como profesional sanitario, un millón de gracias

      Responder
  5. Gracias Ariel, excelente material y maravillosa reflexión en cuanto a la individualidad y el apego a ciertas posturas. En algún momento estuve apegada a lograr una perfecta Anumanasa y un gran profe de yoga, también fisio, me explicó sobre éste tope óseo y con una simple prueba me informo que en ésta vida y con éste cuerpito no iba a poder. Sin embargo, seguí por un buen tiempo, hasta que ya lo solté. Me encanta tu labor, agradecida y honrada de participar en tu training

    Responder
  6. Gracias Ariel, precisamente estoy pasando por un proceso de trocanteritis que me tiene limitada y creo que asi quedaré. Es cierto que debemos aceptar nuestras limitaciones. Muy útil este articulo.

    Responder
  7. Excelente, tuve una lesion de cadera hace mas de 10 año pero me he recuperado, aunque siempre tengo cuidado y respeto de esa parte de mi cuerpo.

    Responder
  8. Excelente información Ariel. Tengo 4 años practicando yoga (un poco intermitente los 2 primeros años, y luego entré en formación con mucha disciplina y pasión) y he sentido mi avance en el resto de mi cuerpo menos en mis caderas. Siempre me preguntaba si venía como defectuosa en ésta zona jajaja, no lo podía entender, no encontraba respuesta, y tras leer éste artículo, quedo muy reflexiva. No sé si anatómicamente sea mi caso (el aquí expuesto), lo que sí sé es que voy a seguir trabajando la apertura de cadera pero sin apego ni frustración, y que mi cuerpo llegué a su mayor bienestar desde el amor, el entendimiento y el autorespeto. Mi Dios interior me sigue guiando, ésta información era necesaria para mí. Gracias! Gracias! Gracias!

    Responder
  9. Nunca había leído ni oído nada sobre coxa vara y coxa valga. Me ha parecido superinteresante. ¿Tener coxa valga cómo puede afectar a tu práctica de yoga? Puede ser otra entrada interesante en el blog!

    Responder
  10. Ahora mismo quiero saber si realmente soy Coxa Vara, porque la verdad soy una persona flexible debido a la cantidad de deporte que he hecho y noto que mi cuerpo tiene memoria, pero.. el loto, creoq nunca en la vida voy a llegar, me resulta IMPOSIBLE.
    será que tengo la coxa vara!!? Qué curiosidad!!!

    Responder

Deja un comentario